Poppy Z. Brite

Poppy Z. Brite nació en Nueva Orleans (Estados Unidos), el 25 de Mayo de 1967.

Escritora norteamericana, Poppy Z. Brite está considerada como una de las mejores autoras de terror contemporáneas.

Su obra está compuesta, por un lado, de obras cercanas al terror gótico, siempre con un fuerte componente sexual y homoerótico. Sus novelas más conocidas de este periodo son La música de los vampiros y El arte más íntimo.

Sus últimas novelas dejan atrás el terror más sangriento mientras que explora la comedia negra con toques homosexuales.

Aquí les comparto una excelente entrevista:

Se ha dicho de Poppy Z. Brite que su obra es “tan rica, sensualmente gratificante y perversa como un pastel de chocolate guarnecido con ácido” (Alex S. Johnson, Poetic Gore). Relegada al género de terror, aunque transgrediéndolo con su estilo incomparable, Poppy Z. Brite escribe acerca de jovencitas de piel blanca vestidas al estilo goth*, con ropas negras y andrajosas; chicos monos y andróginos que mantienen relaciones homosexuales; traviesos vampiros pansexuales que acompañan la sangre que chupan con el Chartreuse y las drogas; y asesinos en serie, caníbales y necrófilos a quienes no te importaría conocer. Todo ambientado en los ambientes decadentes del Barrio Francés de Nueva Orleans o en la ficticia Missing Mile, en Carolina del Norte. Poppy Z. Brite es divertida, fantástica, realmente creativa, sensual y alocada. Contactamos con Poppy Z. Brite justo cuando volvía de una gira de promoción de su último libro…

BR: Tu último trabajo, Courtney Love: The Real Story, constituye un cambio importante respecto a su obra anterior. ¿Por qué esta incursión en el género biográfico y por qué Courtney?

PZB: Sería una mentirosa si negara que la biografía de Courtney Love es, ante todo, un proyecto comercial. Desde un punto de vista económico, este libro me permitirá hacer lo que me plazca en el futuro. Sin embargo, no hubiera sido capaz de realizar todo el trabajo previo de documentación, ni de escribir el libro, de no ser por la fascinación hacia el tema del libro. Sin lugar a dudas, Courtney es un personaje interesante.
BR: ¿Cómo fue la gira? ¿Tus admiradores fieles se dejaron ver tanto como los que estaban claramente interesados en Courtney?

PZB: Al final resultó que la gira consistía en apariciones en los medios de comunicación (Shows de la televisión americana como Geraldo Riviera, Inside Edition, Off the Bookshelf de la CNN; un montón de entrevistas en la radio y en diversas revistas) y no en firmar libros, por lo que no vi a ningún admirador ni pasó nada que valga la pena contar. Dispuse de un poco de tiempo libre en Nueva York y Seattle, lo cual estuvo muy bien y fue divertido (Comí cuarenta y ocho ostras en un bar de Seattle).
BR: Courtney hubiera sido un buen personaje para una de sus novelas, ¿no crees? O, mejor dicho, ahora que lo pienso, tendría a todos los chicos guapos comiendo de su mano, exigiéndole a Zillah que se pusiera un condón, dejando, con su verborrea, a Lush Rimbaud fuera de juego; resultaría imposible llegar a ninguna parte con ella. ¿O acaso la estoy reduciendo a un estereotipo? Tú la conociste.

PZB: No me la imagino en una de mis novelas, y ‘esa es una de las razones principales por las que la elegí como objeto de una biografía: para explorar un personaje femenino de gran fuerza de un modo distinto a cómo lo había hecho en mis obras de ficción. Los retos son buenos para los escritores, y este trabajo lo ha sido, sin duda.

Algunas de las impresiones que tenía acerca de Courtney a través de los medios de comunicación se han confirmado. Sin duda, es una mujer exigente, gritona y atractiva para los hombres (aunque no lo sea, creo yo, para la mayoría de mis personajes). Sin embargo, tiene una personalidad compleja y muy amplia que los medios de comunicación no han sabido transmitir ni ver, y esa personalidad es precisamente la que yo he querido retratar en mi libro. Courtney es bastante vulnerable, sobre todo debido a su terrible infancia. También tiene un amplio vocabulario que usa con gran destreza y ha leído muchísimo. Siempre he sentido fascinación por la imagen que han reproducido los medios de comunicación, pero la verdad es que me impresionó mucho más la persona real.
BR: ¿Ha leído Courtney la biografía? ¿La ha comentado?

PZB: Leyó uno de los primeros borradores y reaccionó de forma un tanto ambivalente (como haría cualquiera al leer un libro así, creo). Sin embargo, no intervino en el proceso de escritura. No he tenido noticias suyas desde que se publicó el libro.

BR: Mi primera incursión en tu obra tuvo lugar cuando descubrí el último ejemplar de La música de los vampirosen una librería inglesa de Barcelona (La música de los vampiros, Martínez Roca, Barcelona). La brillante cubierta inglesa del libro (fotografía de Fernando-Mercedes) me atrajo y entonces leí el anuncio que venía en la revista Fangoria: “Si estás mínimamente interesado en el ciberespacio, Krazy Kat, The Church of the Subgenius, “Yardbird” Parker, películas gore italianas, “ganja”, striptease o “swamp rock”, este libro te hará muy, pero que muy feliz.” Eso me decidió. Nunca me había acercado al tema del ciberespacio, excepto a través de Sterling, Gibson y los demás y, de pronto, se me apareció en el personaje sexy del pirata informático Goth Zach Bosch. De hecho, La música de los vampirosme descubrió por primera vez un montón de cosas. El fuerte erotismo homosexual supuso una innovación en el género de terror. ¿Eras consciente de estar rompiendo moldes?

PZB: Por entonces, cualquier tipo de erotismo constituía una sorpresa dentro del género de terror, y todavía más viniendo de los ambientes independientes. Hoy en día hay docenas de escritores, mayoritaria aunque no exclusivamente mujeres, que exploran este territorio. A mí, esta conexión me parece obvia, y, de hecho, simpre ha existido como subtexto, aunque me sorprende que haya tardado tanto en explotar. En cuanto al erotismo homosexual, es una de mis preferencias personales.


BR:
La música de los vampiroscontiene una de las escenas de amor más eróticas que he encontrado nunca: el largo y dolorosamente bello pasaje de Trevor y Zach. Debe haber sido también muy excitante escribirlo, supongo. ¿Qué música acompañó (sé que sueles escribir con música) la escritura en este caso?

PZB: Como ya he dicho muchas otras veces, ¡puedo escribir con una sola mano! La música de los vampiros tiene un fondo sonoro compuesto por varios álbumes, pero para las escenas de sexo, siempre escuchaba “Into the Night” de Julee Cruse. Desgasté dos cintas, hasta que finalmente adquirí el CD.


BR:
Tus obras se centran casi exclusivamente en las relaciones homosexuales o bisexuales. Dices que te resulta más fácil porque te sientes como un hombre ‘gay’ en el cuerpo de una mujer. De acuerdo, ¿pero no crees también que el sexo ‘gay’ es más excitante para la fantasía femenina, en la misma línea en que el sexo entre lesbianas lo es para el hombre?

PZB: Hm. Tal vez. No estoy segura. Hay muchas mujeres que se excitan con el sexo ‘gay’ masculino, pero no la mayoría, creo. Podría estar equivocada. Recibo un montón de cartas de mujeres, pero los que más se excitan con mi trabajo suelen ser hombres homosexuales.


BR:
Cuando una amiga mía española estuvo en Estados Unidos, le pedí que me trajera todas las obras tuyas que encontrara. Al principio tuvo algunos problemas para encontrarlas, hasta que supo que debía buscar en la sección de “terror”. ¿Qué opinas acerca de la gran profusión de etiquetas: literatura de terror, fantástica, ciberpunk, gorepunk? ¿Te preocupa que te clasifiquen como una escritora de género? Desde luego, has roto moldes en el género de terror.

PZB: Las etiquetas son herramientas de marketing, y como tal, apestan. Con ello, no rechazo el género con el que me inicié en la literatura y que ha tenido gran influjo en mi trabajo, pero, por otro lado, no quiero que mis libros acaben apretujados en la parte trasera de las librerías, donde la mayoría de gente a quien le podrían gustar no pueda encontrarlos. En su favor, debo decir que Simon & Schuster no han comercializado Exquisite Corpse (Exquisito cadáver) como un libro de terror, y algunos libreros lo están sacando de esta sección. En cuanto a mis dos anteriores novelas, bueno, uno era un relato de vampiros y el otro la historia de una casa embrujada, por lo que no puedo quejarme demasiado. Obtengo mucha publicidad por el “boca-boca”, y sé que la mayoría de las librerías gay y lesbianas los venden, y eso es bueno.


BR:
La ambientación exuberante de la Nueva Orleans en el Barrio Francés de Lost SoulsExquisito cadáver es de una sensualidad decadente: patios frondosos, pesados balcones de hierro forjado, una tienda de magia negra iluminada con velas, bares llenos de humo, y, por todos lados, Chartreuse verde, cigarrillos de clavo y compases de jazz, Bauhaus y Nine Inch Nails. ¿Podrías describir tu casa y algunos de tus enseres preferidos? ¿Tu oficina sigue estando principalmente iluminada con luces navideñas?

PZB: Mi casa fue construida en 1919. Es amplia, ligeramente decrépita, algo así como al estilo Sunset Boulevard, llena de libros, compact-discs, arte vudú y animales. Sí, mi estudio sigue iluminado con luces navideñas, y sigo escribiendo sobre todo de noche.


BR:
Lost Souls es, hasta la fecha, la única novela traducida al castellano. No me importa que hayan traducido el nombre del personaje “Nothing” por “Nada”, pero “Ghost” por “Fantasma”, uf, para mí no funciona. Tus obras han sido traducidas a varias lenguas. ¿Te preocupan las libertades que tus traductores se hayan podido tomar?

PZB: A menos que esté dispuesta a aprender una docena de idiomas lo suficientemente a fondo como para hacer mis propias traducciones, no puedo hacer gran cosa al respecto. He conocido a algunos de mis traductores. Mi traductor francés, Jean Daniel Breque, tiene una historia en mi antología ‘Love in Vein’, su primera obra de ficción escrita en inglés. Intento confiar, pero cuando me encuentro con cosas como “Fantasma”, intento no tomármelo demasiado en serio. Más grave fue una traducción al alemán de Lost Souls que se saltó varios fragmentos del texto.


BR:
Respecto a las cubiertas, ¿tienes alguna influencia sobre ellas, cuando se publican tus novelas en otros estados o en el extranjero? Por cierto, ¿quién retituló tu libro Swamp Foetus(Borderlands Press) como Wormwood (Dell)? Yo me inclino por el título original.

PZB: A nivel de estados, tengo bastante poder de decisión (no tanto para sugerir como para aprobar). Por lo demás, no. Dell insistió en que su edición de bolsillo de Swamp Foetusfuera retitulada, porque “feto”, por lo visto, se ha convertido en una palabra soez en América debido a la lucha entre pro-abortistas y anti-abortistas.


BR:
Tus personajes son deliciosamente memorables: Trevor and Zach en La música de los vampiros Ghost y Steve, así como los vampiros gamberros y pansexuales Zillah, Molochai y Twig en Lost Souls, y los asesinos homosexuales en serie, necrófilos y caníbales, Andrew Compton y Jay Byrne de Exquisite Corpse. Algunos de ellos reaparecen en otros títulos. ¿Tienes previsto recuperar alguno de ellos en el futuro?

PZB: Trevor y Zach reaparecen en un nuevo relato, “Vine of the Soul” que aparecerá en la antología británica Disco 2000 (editada por Sarah Champion; Hodder & Staughton). Ghost y Steve han reaparecido en un par de relatos cortos (ambos aparecen en Swamp Foetus/Wormwood) y probablemente vuelvan a aparecer nuevamente. Los vampiros no aparecerán ya más; prefiero morderme las uñas a escribir más historias de vampiros, pero no me hagas seguir con este tema. Al final de Exquisite Corpse, no me parece que Jay fuera un personaje que tuviera mucho futuro, pero Andrew es una constante fuente de enigmas y misterios para mí, y no puedo hablar por él.


BR:
Hace poco, Alan Warner finalizó una entrevista con nosotros diciendo “los editores son chupasangres del arte que deberían ser puestos a raya.” Leí una temprana entrevista tuya en la que decías que los editores eran “más honestos que la mayoría de los hombres de negocios”. ¿Sigues pensando lo mismo?

PZB: ¡¡¡Ja!!! Digamos que Poppy Z. Brite era casi tan ingenua como la mayoría de escritores que tienen su primer contrato.


BR:
Hablando de editores, tú firmaste un contrato por tres libros con Dell, pero se echaron atrás con Exquisite Corpse. ¿Cuáles fueron sus razones?

PZB: Hablando de contratos, ésta es una historia larga y fea. En pocas palabras: mi editor abandonó, el libro quedó huérfano y a pesar de ser la escritora mejor vendida de la colección de terror de Dell Abyss, rechazaron Exquisito cadáver basándose en que era moralmente indefendible. Simon & Schuster lo recogieron y al final, me encontré con un acuerdo mucho más ventajoso y una publicidad original.


BR:
Exquisiteo cadáver supuso un cambio en cuanto a que no había personajes simpáticos que valiera la pena mencionar. Sólo por eso ya fue arriesgado, ¿no es cierto?

PZB: Simpatizo con todos los personajes excepto con Tran, que acaba siendo destruido por su propia estupidez tanto como por Andrew y Jay. No me di cuenta hasta que no fue publicado el libro que la mayoría de los lectores apoyarían a Tran. ¿Acaso no es obvio que estuve enamorada del personaje de Andrew? Todo es cuestión de perspectiva.

BR: Sí, pero Andrew y Jay no alcanzan la misma empatía que los personajes Steve y Ghost, o Zach y Trevor, ¿no es cierto? Son personajes intrigantes y fascinadores, una proeza en sí, pero sigue habiendo una distancia entre ellos y el lector. Tienes una capacidad tan grande para crear empatía, tal como yo lo he visto en tus anteriores novelas, que esta desviación podría suponer un riesgo.

PZB: Supongo que no soy la más indicada para poder apreciarlo. Las críticas han hecho hincapié en que mis personajes no resultan simpáticos, dicen que cualquiera cruzaría la calle con tal de evitarlos, y cosas por el estilo. Los personajes de ‘Lost Souls’ y ‘Drawing Blood’ se encuentran, en cierto modo, en los márgenes de la sociedad y, por lo tanto, es obvio que no le sean simpáticos a la gente normal. No obstante, he recibido algunas cartas de lectores de estos libros que dicen identificarse profundamente con los personajes. Es significativo, teniendo en cuenta que no he recibido comentarios similares en relación con ‘Exquisite Corpse’. De todos modos, no creo que los “personajes simpáticos” constituyan un elemento de absoluta necesidad ni sean indispensables para una obra de ficción, y supongo que no tuve en cuenta el posible riesgo. Sólo he recibido una carta de un joven admirador realmente traumatizado. “¿Cómo has podido escribir un libro tan odioso y repugnante? ¡Mataste al único personaje que me gustaba! -Sollozos y gemidos…” Pues mira, hijo, la vida es dura. Hay gente muy mala allí fuera. Si quieres lectura escapista, elige a otro escritor para que sea tu favorito.

No quiero sonar dura con mis admiradores. Me siento honrada por su admiración y su apoyo. Pero si hiciera caso de lo que algunos de ellos dicen, estaría constantemente barajando posibles secuelas que pudiera acarrear ‘Lost Souls’. Si realmente son admiradores míos, tendrán que confiar en mí, crecer conmigo; y no esperar que permanezca en el punto en que me encontraba cuando tenía diecinueve años. (También tendrán que entender, sí, entender, que pienso hacer algunas cosas “sólo por el dinero”).

BR: Un crítico literario dijo de Exquisiteo cadáver que, a pesar del ritmo narrativo y la fuerza emocional, la escritura tendía hacia “la intimidación del lector a través de los actos de deshumanización (la ‘estética del desmembramiento’) y depravación de Compton… (y presentaba) en el fondo, una página dorada más en la literatura de la pornografía de la violencia”. ¿Cuál es tu opinión?

PZB: La única respuesta que puedo imaginarme es : “Sí, ¿y qué?” Me gusta la literatura pornográfica, muchas gracias. Algunos lectores reconocen mis personajes y sus propósitos al instante. Otros, nunca lo harán, y he dejado de perder el tiempo intentando convencerles de que deberían hacerlo.

BR: El DJ de una radio pirata de ‘Exquisite Corpse’, Lush Rimbaud, que es seropositivo y que está lleno de ira por ello, despotrica bastante, sobre todo contra la gente que tiene hijos. Me gustó su ira, me pareció catártica. ¿De dónde proviene la inspiración para la creación de este personaje?

PZB: No tengo hijos ni deseos de tenerlos, y no me gusta que me traten como si fuera una extraterrestre por ello, como si fuera una persona incompleta por carecer de ‘instinto maternal’. No creo que el hecho de no tener hijos tenga que ser una opción por defecto. Si realmente deseas tenerlos y puedes ocuparte de ellos, me parece fantástico, adelante, pero hay tanta gente que parece tener hijos sin razón alguna. Supongo que la inspiración principal para el despotrique de Lush contra la gente que tiene hijos proviene de un hombre, padre de dos niñas, con el que mantuve una corta relación. La madre de las niñas era una antigua estrella del porno, y en su casa había gente relacionada con el porno, junkies, todo tipo de colgados, a todas horas. A lo largo de todo su segundo embarazo, la mujer estuvo bebiendo vino barato sin parar, y la hija menor mostraba signos irrefutables de padecer el síndrome de alcoholismo fetal. A las niñas las entretenían plantándolas delante del televisor durante horas y horas. Estaban sucias, la casa apestaba. No había nunca dinero en la casa. Siempre había cerveza en la nevera, pero nunca comida. Se rumoreaba que las niñas habían sufrido abusos sexuales. No es tan fácil asustarme, ni acostumbro a estar especialmente preocupada por el bienestar de los niños. Sin embargo, esto me pareció una pesadilla. ¿Qué fue lo que hizo que esta gente creyera que debía tener hijos? La verdad es que soy incapaz de imaginarme otra opción que no sea la de por defecto.


BR:
Tanto Lost Souls como La música de los vampirosfueron nominadas para el premio Lambda. ¿Tuviste alguna reacción negativa proveniente de la comunidad homosexual?

PZB: No. Al crítico del Lambda no le gustó especialmente Exquisitiveo cadáver, pero le pareció que era demasiado corto y con menos atmósfera que mis anteriores libros, no que fuera homofóbico. Curiosamente, he oído (y leído) a algunas mujeres decir que creían que se sentirían ofendidas por el libro si fueran hombres homosexuales. En cambio, no he sabido de ningún ‘gay’ que se haya sentido ofendido. Deja que remarque esto. Claro que he sabido de algunos hombres ofendidos, pero no se han identificado como ‘gays’, ni han dado muestras de haberse ofendido por mi supuesta homofobia. Me parece que más bien metían la homosexualidad de los personajes en el mismo saco que los demás temas sórdidos de la novela.


BR:
Dedicaste tu magnífica colección de relatos cortos Swamp Foetus “A la memoria de alcohol, mi amor perdido hace ya tiempo”. ¿Es cierto que, repentinamente, te volviste intolerante hacia el alcohol? ¿Eres totalmente abstemia, incluso para los pequeños aperitivos de Chartreuse? ¿Qué efectos produjo la abstinencia (o casi abstinencia) en tu escritura? ¿Y qué hay respecto a la ‘ganja’ y a la química?

PZB: Sí, así fue, y sí, así es. Sobre todo con el Chartreuse. Algunos de mis seguidores bienintencionados acostumbran a quererme invitar a una copa, e incluso después de tantos años apenas soporto el olor … ¡uf!

Nunca escribí demasiado estando completamente borracha, pero el placer caótico, sin duda, influyó sobre mi obra… y sigue haciéndolo; no he olvidado cómo era. Simplemente ha dejado de ser posible para mí.

Siempre me he sentido fascinada por la alteración del cuerpo, incluyendo la química, pero la marihuana y la cafeína son las únicas substancias que alteran la mente que utilizo regularmente. Aunque me sigue gustando experimentar. Prové la metadona cristalizada recientemente en Nueva York, ¡y me gustó demasiado!


BR:
Imbuyes la sangre y el gore de sensibilidad estética. También hablas de la ‘estética de la putrefacción’. ¿Me equivoco si digo que eres una admiradora de Peter Greenaway? ¿Cuál de tus novelas eligirías para que fuera llevada al cine y a quién te gustaría ver actuando y dirigiendo la película?

PZB: Me encanta El cocinero, el ladrón…, pero no me llamó la atención El libro de Próspero, a pesar de su exuberancia visual. No he visto sus otras películas. No veo mucho cine. En cuanto a las películas, lo único que quiero es que me paguen y que se mantengan cuanto más alejados mejor.
BR: Estaba pensando sobre todo en la película de Greenaway, A Zed and Two Noughts, (en castellano, Zoo) en la que dos hermanos zoólogos se obsesionan con la decadencia (la recomiendo); me vino a la mente mientras leía Exquisite Corpse. ¿A qué atribuyes tu fascinación por la estética de la putrefacción?

PZB: Suena muy bien. Lo tendré en cuenta. Mi fascinación por la muerte y la decadencia ha existido desde que tengo uso de la razón. Mis primeras ambiciones profesionales no se decantaron por la profesión de escritora, sino por la de jueza de lo penal (a los cinco años). En el primer sueño que recuerdo haber tenido, mis tripas se salían. No sé, supongo que sencillamente nací con los cables algo cruzados.
Suena muy bien. Lo tendré en cuenta. Mi fascinación por la muerte y la decadencia ha existido desde que tengo uso de la razón. Mis primeras ambiciones profesionales no se decantaron por la profesión de escritora, sino por la de jueza de lo penal (a los cinco años). En el primer sueño que recuerdo haber tenido, mis tripas se salían. No sé, supongo que sencillamente nací con los cables algo cruzados.


BR:
Veo que Dennis Cooper está en la lista de tus escritores preferidos y los que más te han influído (que incluye a Flannery O’Connor, William Faulkner, Ray Bradbury, Stephen King, Truman Capote, William Burroughs, Paul Theroux y Atja Koja). ¿Qué piensas acerca de escritores transgresores como Jack Womack, Gary Indiana, Kathy Acker? ¿Has leído a Scott Heim? ¿Y, notable por su omisión, Edgar Allan Poe y Joyce Carol Oates?

PZB: Me gusta Indiana, no he leído a Womack, Acker no me gusta ni lo más mínimo. Scott Heim y yo estamos en nuestras respectivas listas de mailing, pero todavía tengo pendiente la lectura de sus obras. En cuanto a Poe, ha sido una influencia; mi padre me leyó El cuervo por primera vez cuando tenía dos o tres años, y desde entonces he leído todas sus obras, pero para un escritor de libros de terror, incluir a Poe en una lista sobre influencias da la sensación de ser una especie de listado artístico, no sé, por ejemplo, Rembrandt o Picasso, ¿cómo no ibas a dejarte influir por tales personalidades? Y Oates … he hecho todo lo posible para que me gustara, pero no me gusta.


BR:
¿Sabías que Joyce Carol Oates estuvo escribiendo acerca del mismo tema que trata tu novela Exquisito cadáver en su representación del personaje parecido a Dahmer en Zombie? Has leído su versión?

PZB: He oído hablar de ella. No la he leído. Me gustaría que la gente, en lugar de quejarse de que la secuencia del policía de Exquisiteo cadáver se asemeja demasiado al Dahmer de la vida real, se metiera un poco con ella.


BR:
Has publicado dos colecciones de Erótica Vampírica, Love in VeinLove in Vein II. He leído en algún sitio que no habrá una tercera, lo cual me sabe mal, porque me parecen enormemente divertidas. En una ocasión dijiste “transcurrido un tiempo, las antologías temáticas empiezan a privar al escritor de la ilusión necesaria de creer que es Dios”. ¿Eso es también aplicable a las publicaciones? ¿Por qué no habrá ninguna más?

PZB: Los vampiros dejaron de gustarme después de Lost Souls. Desde luego, nunca pensé que había agotado todo lo que se puede decir acerca de ellos, cuidado, sólo que yo ya no tenía más que decir acerca de ellos. El tema de los vampiros eróticos fue una idea de Harper Collins, a la que yo accedí porque me ofrecían una posibilidad de pagar bien a algunos escritores por un buen trabajo de ficción en un momento en que la mayoría de mercados de relatos cortos de terror estaba moribundo. Me asombraron los nuevos giros que sugirieron los autores; aunque no hasta el punto de tener ganas de leer veinte relatos de vampiros más. (Y eso en un mundo ideal en que sólo tenga noticias de los escritores a los que yo misma haya invitado. En el mundo real, cincuenta personas más se enteran del asunto y me envían sus relatos eróticos de vampiros, la mayoría de los cuales resultan execrables, pero que tengo que leer, no sea que entre ellos se esconda alguna perla. Lo cual, de hecho, ocurrió. De todos modos, siento una nueva y profunda simpatía por los editores que fomentan las aportaciones libres.)


BR:
Fuiste a la Universidad de North Carolina durante dos meses, transcurridos los cuales la abandonaste para dedicarte a escribir a jornada completa. ¿Has seguido algún curso de escritura alguna vez? ¿Qué opinas en general acerca de los cursos de escritura o de la enseñanza oficial? ¿Aconsejas a los principiantes que se lancen a escribir como hiciste tú?

PZB: Hice algunos cursos de escritura cuya calidad iba de menos que inútiles a sobresalientes. El mejor fue un programa para adolescentes; fue la primera vez que estaba entre un gran grupo de gente inteligente de mi propia edad que no pensaba que yo era rara por querer escribir. Creo que el mayor logro de este tipo de cursos o grupos es que consiguen acercar a los escritores entre sí.


BR:
Ya a tus treinta años tienes detrás tuyo muchos años de vida como escritora profesional. ¿Qué consideras que son los pros y los contras de esta profesión, los momentos bajos y los álgidos?

PZB: Pros/álgidos: vivir siguiendo mi propio horario siguiendo mis propias normas; conocer a otros escritores y a gente interesante, sin tener nunca que sentirme culpable por gastar demasiado dinero en libros. Contras/bajos: los plazos de entrega, los críticos, la desesperación existencial, y siempre tener que soportar a tu médico/abogado/contable contándote cómo escribirían ellos un libro si tuvieran tiempo.


BR:
¿Alguna vez te ha pasado que tu personaje goth Poppy Z. se haya interpuesto en el camino de la verdadera Poppy Z?

PZB: Esto es un gran misterio para mí… Sé que este personaje existe en las mentes de la gente, pero tan sólo se trata de una broma. Yo nunca salgo. No me gustan los gamberros, aunque a algunos de mis amigos sí les gusten. No intento proyectar a un “personaje goth” cuando firmo libros, doy entrevistas, etc. Todo proviene de la mente de los lectores mismos y tan sólo “se interpone en el camino de la verdadera Poppy Z” cuando éstos resultan ser lo suficientemente groseros como para expresar su decepción por no cumplir con lo que ellos esperaban de mí.


BR:
Actualmente estás trabajando en una nueva novela. ¿Podrías darnos una pequeña indicación acerca del tema que tratarás en ella?

PZB: Es una historia de amor y venganza ambientada en el mundo de El Cuervo (cómics y película). Trata sobre un fotógrafo sadomasoquista, un policía ‘gay’, un asesino en serie paranóico y del mundo política y físicamente corrupto de Nueva Orleans. Harper Prism la publicará en el 98, y luego trabajaré en una segunda novela que les debo a Simon & Schuster.

* el estilo goth, también conocido en España como “siniestro”, se caracteriza por su fascinación por la muerte y todo lo relacionado con ella. Se podría definir como “el lado punk de los postrománticos” y nació a principios de los ochenta en relación con grupos musicales como Sisters of MercyThe Cure yBahaus.

Traduccion: Sofia Pape Pascual

© 1997 Barcelona Review

Si querés escuchar a Poppy en inglés:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s