Sobre el Día de los Muertos

Día de los muertos (PDF)

El Día de Muertos es una celebración de origen prehispánico que honra a los difuntos el 2 de noviembre, comienza el 1 de noviembre, y coincide con las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

En ciertos lugares, los altares permanecen o se siguen cuidando durante diez días. En China ahora se celebra este día de los muertos también el 2 de noviembre, pero tradicionalmente, el día de “barrer tumbas” o “Día de la claridad pura” se celebra cada 5 de abril. En Brasil, se lo conoce como Dia dos Finados, aunque esta festividad no tiene las mismas raíces prehispánicas que la festividad mexicana. Los orígenes de la celebración del Día de Muertos son anteriores a la llegada de los españoles. Hay registro de celebraciones en las etnias maya, purépecha y totonaca.

Los rituales que celebran la vida de los ancestros se realizan en estas civilizaciones por lo menos desde hace tres mil años. En la era prehispánica era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento. Los antiguos egipcios creían que el individuo tenía dos espíritus. Cuando morían, uno iba al más allá y el segundo quedaba vagando en el espacio, por lo que tenía necesidad de comer. Consideraban que este espíritu vivía en el cuerpo que ellos cuidadosamente habían embalsamado, de esta manera el espíritu podía seguir existiendo. Este espíritu era quien venía hasta el altar y recibía las ofrendas. Las Ofrendas son una parte esencial de las celebraciones del Día de Muertos. Son creadas para recordar y honrar la memoria tanto de los ancestros, familiares, amigos y gente que ocupó un lugar importante en nuestro corazón.

La creencia dice que el 2 de Noviembre es el día en que los difuntos vienen de visita, para quedarse unos días, convivir con nosotros y darnos fortaleza para que cuando llegue nuestro momento de partir, no tengamos miedo ni resentimientos.

La Ofrenda del Día de Muertos se coloca sobre una mesa, la cual es cubierta con un mantel o papel picado blanco, se le pueden añadir niveles al altar, costumbre muy típica en las familias chinas, japonesas y mexicanas. En la parte más alta de la ofrenda algunos colocan las fotografías de los parientes o las personas a quienes son dedicadas las ofrendas desde los que nos precedieron hace muchos años (tatarabuelos, bisabuelos…) hasta los más pequeños de la familia, incluidos, por supuesto, los animalitos domesticados por cada pariente. Se enciende una vela porque la luz representa nuestra necesidad de iluminar el camino de los difuntos. Muchas culturas creen que los animales son santos en la tierra, que vienen a nuestra vida solo para enseñarnos compasión y dulzura, que no precisan volver porque se quedan para siempre entre nosotros, como el mismo Dios, pero esto depende de las creencias de cada familia. De todas maneras, no hay quien en estos días no las honre con una vela o un detalle que les demuestre que siempre las recordamos.

Las flores representan la fugacidad de la vida. Deben estar en el altar, aunque sea dibujadas.

La sal y el agua también son esenciales, porque para los difuntos es imprescindible saciar su sed después de tan largo viaje. El agua también purifica y limpia.

El Incienso es el pensamiento y la voluntad de elevar oraciones a Dios, es MUY importante.

También que se coloquen objetos o prendas favoritas del difunto en la Ofrenda, puede ser un sombrero, un cigarrillo o un juguete pequeño o un dibujo que represente lo que el muerto desearía, según nuestro recuerdo de él. (¿Qué le daba felicidad en la tierra? ¿Quería tener un auto, un equipo flamante de música o una casa y no lo llegó a tener en este plano? Pues podemos dibujar el objeto y mandárselo.)

Los alimentos preferidos de la persona a quien dedican la ofrenda también deben estar sobre el altar, ya sea dibujados o puestos directamente, si es posible.

En China se ofrendan riquísimas carnes azucaradas y arroz envuelto en bambú. Las calaveritas de azúcar son típicas en México y no pueden faltar, pero si no las sabemos hacer, ofrendaremos chocolate o azúcar.

Algunos hacen en el suelo una cruz con pétalos, que son el camino para guiar a las almas hacia la casa que las ama, no vaya a ser que anden vagando por altares ajenos donde no las esperan.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s