Ludwig Wittgenstein: Acerca del lenguaje

Wittgenstein siempre me ha arrebatado las tardes lluviosas y los momentos de incertidumbre que permanecen pendulantes antes de la creciente oscuridad. Hay que leerlo sabiendo que raíces, ramas y árboles sostendrán nuestras palabras tanto como un sólido edificio sostiene el aire que respiramos. Su biografía está narrada en la maravillosa película de Derek Jarman, disponible en youtube y subtitulada.

Dice en Investigaciones Filosóficas: “El lenguaje fenomenológico…no es ahora mi objetivo…¡Qué extraño que la filosofía se ocupara de un lenguaje “ideal” y no del nuestro!. El análisis lógico es el análisis de algo que tenemos, no de lo que no tenemos. Es, por tanto, el análisis de las proposiciones tal y como ellas son”.

Los usos son múltiples (tan variados como los contextos o las situaciones en que nos encontramos), por lo que no existe “un” lenguaje al que analizar: comprendo la proposición cuando la  aplico.

Pero lo que permanece es que “las perplejidades filosóficas” son el mero fruto de las ilusiones del lenguaje. La filosofía es un espejismo que surge de nuestra capacidad de simbolizar. No hay nada detrás; el rey está desnudo.

Wittgenstein insiste en que en la filosofía no hay nada oculto, todos los datos están en la mano. Preguntar ¿qué hora es? no ocasiona ningún problema, pero transformarlo en una inquisición sobre la naturaleza del tiempo nos confunde. ¿Cuál es tu objetivo en filosofía? ¿Mostrar a la mosca el orificio de salida de la botella?”. 

La pregunta acerca de cómo es el mundo puede tener respuesta, aunque la ignoremos. La respuesta es acerca del mundo, intramundana, científica. No pasa de ser una mera descripción de estados de cosas, de hechos. Pero que el mundo sea es algo completamente distinto. Para poder explicar al mundo deberíamos ubicarnos fuera del mundo, es decir, rebasar los límites del lenguaje significativo, metaforizar, hacer poesía, metafísica.

“El yo filosófico no es el hombre, ni el cuerpo humano, ni tampoco el alma humana de la cual trata la psicología, sino el sujeto metafísico, el límite -no una parte del mundo.”

Ludwig Wittgenstein, Tractatus Logico-Philosophicus, 5.641
“¿Qué sé sobre Dios y la finalidad de la vida? Sé que este mundo existe. Que estoy situado en él como mi ojo en su campo visual. Que hay en él algo problemático que llamamos su sentido. Que ese sentido no radica en él, sino fuera de él. Que la vida es el mundo. Que mi voluntad penetra el mundo. Que mi voluntad es buena o mala. Que bueno y malo dependen, por tanto, de algún modo del sentido de la vida. Que podemos llamar Dios al sentido de la vida, esto es, al sentido del mundo. Y conectar con ello la comparación de Dios con un padre. Pensar en el sentido de la vida es orar.”

Ludwig Wittgenstein, Diario filosófico, 8.7.1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s