Escuelas en contextos significativos

En estos centros funciona el CENS 24 en donde enseñé Lengua y Literatura.

CASA PUERTO: centro de asistencia social en adicciones de niñxs y adolescentes.

El centro ofrece: psicoterapia individual, familiar y grupal, centro de día, integración a talleres socioculturales, sociolaborales, recreativos y de formación pedagógica, integración a subprogramas preventivo-comunitarios. En los casos que se evalúe la necesidad, se brindará alojamiento transitorio para niños o adolescentes en situación de riesgo. Una vez estabilizados continuarán con sus respectivos tratamientos en los efectores de salud u otros organismos comunitarios. Funciona la escuela primaria y secundaria. Se puede acceder a los servicios que brinda el centro a través de una derivación de los Centros de Salud y Hospitales de la Ciudad o acercándose directamente al centro.El centro está ubicado en Cortina y Juan B. Justo. Funciona de lunes a viernes de 9 a 17 hs.

CASA FLORES. 

Casa Flores es un efector que brinda tratamiento a jóvenes y adultos de ambos sexos desde los 18 años de edad. La modalidad de tratamiento es ambulatoria, e incluye los dispositivos de Hospital de Día, Hospital de Medio día y Grupos Ambulatorios. Se brinda atención especializada en la rehabilitación (atención individual, grupal y familiar), como así también, la inclusión de los mismos en
Programas de capacitación laboral y de reinserción social. Desde el año 2008 funciona dentro de este efector la escuela de educación formal Nº 24, brindando acceso a la escolaridad formal a todos los adolescentes y jóvenes en tratamiento. Este efector cuenta con una capacidad en “hospital de día” para 25 personas y la modalidad de ingreso es siempre a través del “Centro de admisión y derivación”.
Dirección: Esteban Bonorino 884.

 
CÁRCEL DE DEVOTO. CENS 24. Pabellón 5
 
Una de las más inenarrables experiencias de mi vida profesional fue compartir la literatura con personas privadas de la libertad en la cárcel de Devoto.  Es tan indescriptible la experiencia que aún no supe ponerle palabras a lo que es abismo, conmoción, infierno en donde he visitado ese otro lado del lenguaje que menciona Pizarnik.
¿Cómo permitimos la existencia de cárceles?
No hay noche en que no recuerde los rostros de mis estudiantes, las manos de esos hombres garabateando La balada… de Oscar Wilde mientras sostienen la foto de un perro que no volverán a acariciar junto a la de un hijo al que verán unas horas, cuando el milagro sea posible. Las cucarachas escuchan rezos, lágrimas, torturas mientras la yerba moja expedientes en una bolsa de mandados. 
Nadie olvide que somos humanos, intensamente hermanos, que somos unicidad, creer que la congoja de los otros no nos afecta es demencial, pensar que eso es justicia, lo es mucho más aún.  Nadie en esta tierra puede juzgarnos.
 
carcel
 
Indio: “Esto lo dije anoche también cuando hicimos esta canción: más de uno de los que estamos acá tendremos algún amigo, algún hermano, que está en prisión. Esta canción no es para ellos, porque melonear cuando estás adentro no es bueno. Es para que nosotros nos demos cuenta que están sujetos al pésimo infierno. Es una canción nada más recordatoria de una masacre que hubo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s